Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios. Si continúa navegando, consideramos que acepta su uso. Puede obtener más información, o bien conocer cómo cambiar la configuración, en nuestra Política de cookies cerrar
Imagen de sección

Ceremonia de la luz

En nuestro idioma cuando una mujer trae al mundo a su hijo se dice DAR A LUZ. El fuego nos aporta luz y calor y la llama de una vela representa la luz que nuestra madre encendió un día, para darnos la vida, y que tomamos para dar vida a una familia, y tal vez a unos hijos.

Este ritual, que circula en internet como la ceremonia de las velas, la creé con el nombre de la CEREMONIA DE LA LUZ, y está especialmente escrita para la madre de los novios, porque siempre que me reunía con una pareja, me transmitían que querían darle una importancia especial a la figura de su madre.

Es una ceremonia especialmente simbólica cuando la pareja ya tiene hijos porque se encienden también las velitas de los niños, y queda perfectamente plasmado la extensión del fuego de la vida.

Las velas son muy simbólicas y algunas personas las asocian a procesos religiosos, pero si le aplicáis un toque personal, como vuestros nombres, o los apellidos familiares o alguna forma ornamental específica, se convierten en algo absolutamente vuestro.

Solo un detalle a tener en cuenta. Si vamos a hacer la ceremonia al aire libre, tendremos que buscar soportes para las velas que las cubran un poco para que el viento no se empeñe en apagar lo que con tanto cariño habéis creado.